Etiquetas RFID 2017-05-05T08:57:52+00:00

Etiquetas RFID

ETI – TEXTIL ha incorporado la tecnología de RFID (identificación por radio frecuencia) a sus productos. El uso de etiquetas RFID presenta importantes ventajas respecto a las etiquetas tradicionales de código de barras. Las etiquetas RFID permiten realizar lecturas de forma masiva, con un alto grado de efectividad, y sin necesidad de visibilidad física, como ocurre con el código de barras. De este modo, los circuitos RFID existentes en el interior de las etiquetas son captadas por las antenas, que detectan el producto y su posición.

El uso de etiquetas RFID permite desarrollar nuevas aplicaciones que reducen sustancialmente el coste operativo de cualquier empresa de retail, y de forma simultánea abre otras posibilidades a lo largo de la cadena logística y de venta. Estas etiquetas RFID permiten que la mercancía esté bajo control en todo momento, pudiendo realizar un seguimiento de la trazabilidad del producto de forma fácil y con un bajo coste.

¿Qué soluciones de etiquetas RFID presenta ETI – TEXTIL?

ETI – TEXTIL ha preparado una completa oferta de etiquetas RFID que suponen una solución integral de etiquetaje relacionada con esta tecnología, destacando :

  • Etiquetas adhesivas RFID

Las etiquetas adhesivas RFID cuentan con 3 capas. Tienen una primera capa que es el frontal, que puede ser de papel o de polipropileno. La segunda capa es el propio circuito RFID. Debajo de éste encontramos la tercera capa, que es el adhesivo.

Estas etiquetas adhesivas RFID pueden ser neutras o personalizadas. En ambos casos, estas etiquetas permiten una reimpresión de cualquier dato que requiera ser impreso en el frontal.

  • Etiquetas de composición con RFID

En este caso, las etiquetas de composición con RFID cuentan con dos capas de tejido, y en el interior de ambas se encuentra el circuito. Estas etiquetas pueden coserse sobre la ropa y aplicarse como si de una etiqueta de composición estándar se tratase. En el circuito quedan registrados todos los datos del producto que posteriormente serán leídos por la antena.

El uso de etiquetas de composición RFID presenta ventajas cuando se aplica desde el inicio del proceso de producción, pues permite iniciar la trazabilidad y el control desde las primeras etapas. Como inconveniente podríamos destacar que presenta limitaciones en cuanto a lavados y tratamientos textiles. Por ello, si la prenda o producto va a ser sometida a ciertos tratamientos, no se aconseja utilizar este tipo de etiquetas de composición RFID, valorando otras posibles opciones, como etiquetas adhesivas RFID, o etiquetas colgantes RFID, que en ambos casos podrían ser aplicadas al finalizar el proceso productivo.

  • Etiquetas colgantes RFID

Las etiquetas colgantes RFID pueden ser neutras o personalizadas. En la cara delantera, generalmente se recoge la marca, logotipo,… de la empresa. Entre las dos capas de cartón se encuentra el circuito RFID. La cara trasera, que generalmente es neutras se utiliza para la reimpresión de datos variables, como el número de serie del chip, código de barras, y otra información que pudiese estar contenida en el chip, o que sea de utilidad para el consumidor.

Las etiquetas colgantes RFID presentan la ventaja de que pueden ser añadidas en cualquier momento del proceso productivo o de la cadena logística. Su eliminación es muy sencilla tras el proceso de venta, evitando así cualquier cuestión o duda relacionada con la privacidad.

¿Qué ventajas generan las etiquetas RFID?

Si bien las etiquetas RFID permiten ahorros sustanciales en el control de la cadena logística, su principal ventaja reside en el potencial para la generación de ventas. La identificación automática de los productos en tienda permite importantes ventajas como :

  • Reposición automática. Facilita el proceso de reposición. La existencia de antenas en los puntos de venta permiten identificar qué productos están expuestos, y cuáles faltan. Así, la rápida identificación de los artículos, referencias, colores, tallas,… que no se encuentran disponibles en el punto de venta permiten la reposición instantánea, facilitando así que el consumidor encuentre con mayor facilidad el producto deseado.
  • Localización de productos. Una de las ventajas de las etiquetas RFID es que permiten ser localizadas. Esto genera múltiples opciones, como la búsqueda de productos en caso de demanda por parte del consumidor, o realizar un cruce para detectar productos que se encuentran ubicados fuera de su lugar.
  • Venta cruzada. La identificación de los productos seleccionados por el cliente permitirá realizar sugerencias de otros productos relacionados con eso mismo que acaba de elegir. De este modo, la sugerencia y la publicidad puede ser personalizada en función del tipo de consumidor y de productos que elige en cada momento. Esta publicidad y sistema de sugerencia cruzada facilita incrementar la venta de productos complementarios al inicialmente elegido por el cliente.
  • Gestión de pagos. La identificación de los productos a pagar se realiza de forma automática tras la detección de las etiquetas RFID. Así, no resulta necesario la lectura del código de barras producto a producto, obteniendo de este modo una mayor velocidad y agilidad en el punto de cobro.
  • Gestión de devoluciones. Cada etiqueta RFID es única e irrepetible. Cuenta con número de serie único que permite identificar cada uno de los productos de manera unívoca. De este modo, aunque existan x productos aparentemente iguales, del mismo color y talla, a efectos de la etiqueta RFID son productos distintos, lo que facilita controlar si la devolución del producto se corresponde o no con el producto previamente comprado,… Esta opción también permite otras opciones avanzadas, como es la devolución sin ticket. El retailer podría no requerir el ticket de venta para efectuar la devolución, pues tras la lectura de la etiqueta RFID tendrá perfecto conocimiento de cuándo y dónde se compró ese artículo.

Estas son algunas de las ventajas que presenta la gestión mediante etiquetas RFID. Le invitamos a contactar con el departamento comercial de ETI – TEXTIL para analizar su caso, y poder así proponerle soluciones específicas de valor añadido a su necesidad.